Replicantes.

Replicantes.
España, 2009.

Sunset Boulevard

Sunset Boulevard
España, 2009.

El que Busca Encuentra

lunes, 21 de abril de 2008

Atrás la Carretera

EL BOLSILLO IZQUIERDO

La moda me ha vencido -
una vez más - he acatado los argumentos propios de una memoria colectiva posterior a mi presente, sé que esto algún día será recordado como una mala pasada de la cual poder jactarse, espero, sinceramente espero. No obstante, me vi en la obligación de escribir sobre este asunto del congreso; soy débil, que puedo decir, tan sólo pude defenderme al darle su correcta importancia en el próximo escrito, dígase de otra manera; la menor posible.

ATRÁS LA CARRETERA.

Una de mis más grandes pasiones, junto a la música (en un muy cerrado empate técnico), es el cine. Muchos de los que me conocen, saben de esta pasión que tengo de desgastarme esta ya cansada vista mediante películas, así como de sobremanera comprar muchas tramas desconocidas. Me hechiza e hipnotiza el observar un buen entramado de situaciones que se conjugan en un sistemático, puro y complejo (en ocasiones humilde) montaje visual que narra. Tanta simplicidad no puede ejercerse con tanta belleza como en una buena canción, en mí muy sentido homenaje, claro.
Recuerdo muy claramente que de niño mis padres me llevaban a los taquilleros filmes de verano, lógicamente con la cronología con que se desarrolló el mundo me encontraba siguiendo la prolífica carrera de un tal Spielberg, el cual hizo que en mis adentros se desarrollarán algunos suspiros estimulantes para dedicarme a esa industria del sueño. Bueno, el tiempo ha pasado y “sin deberla ni temerla”, me encuentro ahora un poco – o mucho – más gastado de cuando me divertía con el tan sólo hecho de mirar por la ventanilla trasera del coche. El tal Spielberg sigue siendo un creativo del cine (con los altibajos de una carrera como la suya), me mantengo interesado por la mayoría de sus proyectos y sobre todo, aún me divierto mucho con aquellas películas suyas que no han quedado como parte de una memoria colectiva gracias a la otra magia del dvd. Recuerdo, también, que dentro de ese interés de infante por parte del mago del verano, mi padre me consiguió uno de sus primeros trabajos, el primero sino me equivoco dentro de la industria, “Duel (1971)”, una película que hoy, al querer empezar a escribir esta columna, se me vino a la mente, así como la relevancia/irrelevancia de el estilo de la misma.
Recuerdo, pues otra vez la palabra, que en aquella cinta dos conductores (uno de un trailer y otro de un vehiculo que denominaríamos como normal por el hecho de su mayoría en las ciudades) se enfrascan en una carrera en medio de una carretera cuasi-solitaria por ver quien rebasa y logra ir más adelantado que el otro, obviamente, y en lógica con la estructura del cine, la trama se complica llevando el juego a un mortal argumento. Y digo que esta historia se me vino a la mente porque mí primera opción para este escrito era el hecho de comenzar diciendo que siempre hay un momento en que todos debemos ver cuando nos ha rebasado ya alguna situación.
Pues, entonces, siempre hay un momento en que cada uno debe darse cuenta cuando ya nos ha rebasado una situación. Yo me refiero, obviamente, a este asunto político del cual me rehusaba hasta hace algunos días a hablar. Creo, patentemente, que el escenario ya ha sido demasiado, irónicamente se ha adelantado en demasía para dejarnos a todos (incluso a los que lo celebran) muy detrás del camino. Nadie sale ganador.
Admito, porque vislumbro que la admisión de los hechos es un factor importante para las soluciones no de un país como el nuestro, sino de su gente, que en otrora ocasión me causaba un poco de divertimento el folclor del hecho, el asunto que radicaba en la sinrazón pero que daba unos bizarros frutos de atención, lo admito, he dicho. Ahora, si bien lo creo y pienso, ha sido demasiado, no encuentro en ningún sentido (y forma) una justificación al hecho. La situación nos ha rebasado por completo, levantándose como una pieza más entre las cada vez más embarazosas paginas de la historia de este país.
¿Por qué decidí divagar entre mis pasiones antes de centrarme en el tópico central? Porque esa es la estrategia que está en boga gracias a este inmaduro grupúsculo de no muy cultos (hay que decirlo) muchachones, así como la incompetencia de un gobierno que se nota apacible cuando debe denotar poder político. El ejemplo es claro ante los ojos de cualquiera, el factor del fanatismo antes del análisis, el “relajo” y la “fiesta” antes de la lectura. Posiblemente no exista ya la razón en un mundo antes surrealista, los colores estan siendo lavados. El más mínimo simulacro de civilidad es algo a favor de este país.

1 comentario:

Paloma dijo...

Ahora resulta que el el ejecutivo no puede inmuscuirse en asuntos que pertenecen al legislativo. Con toda esta situación solo se demuestra el capricho de un partido en decadencia que se ha escudado en lo que por lo visto muchos mexicanos(refieriéndome en esta ocasión a los legisladores)han tomado como su máximo líder ideológico por demás reaccionario y seguirlo como sus fieles ovejas... de forma acrítica. Por ahora terminó,lo peor es que nos deja una espectativa de que ésto no ha finalizado del todo y que no nos sorprenderá una nueva hazaña de "los pejistas". Es la primera vez que escribo un comentario en este espacio, el tema me obligó. Aún asi te quiero felicitar a ti y a quienes han participado por tener el interés en conocer una forma de ver cómo esta la cosa. Por cierto, me agradó mucho ver las dos primeras canciones influyentes del momento:"First Love" y "Birds".